Tóxicos y fanáticos

 
Un amable lector (por llamarlo de alguna manera) comentó en internet una de mis columnas publicadas en EL COMERCIO y en la que un servidor ironizaba contra alguna decisión del partido gobernante en minoría, tanto en Gijón como en Asturias. La discrepancia del lector, escondida tras el correspondiente anónimo o seudónimo, por supuesto, se basaba principalmente en acusarme de ser «un adicto a la izquierda» (sic). Siempre había pensado que uno podía ser adicto al tabaco, la morfina, el caviar de oricios, el chocolate Plin o la ginebra Xoriguer (muy recomendable, por cierto). Opino que en política se debe intentar ser simpatizante o militante, no adicto. En fin, creo que nadie debería ser adicto a la política ni a nada, y debo aclarar que no soy adicto a la política, ni a los políticos de ningún lado del espectro.
Ahora bien, aclarado que no soy un toxicómano de las ideas políticas de nadie, sino un consumidor moderado de las que me gustan (y las que me gustan no siempre están todas en el mismo partido político), debo añadir que se empieza a respirar un cierto tufo de matonismo verbal y hasta gestual contra quienes, como un servidor, no nos hemos puesto a la cola del hormiguero reinante y en otros tiempos trabajamos para otras administraciones, por cierto igual de legítimas que la actual.
Es una decisión personal, legítima y razonada, exactamente igual de respetable que la de quienes militan o simpatizan en otras ideas que a mí no me gustan. No me he permitido nunca fanatismos en religión ni en política.
El fanatismo sí es un adicción que debería estar más controlada que el tabaquismo o el alcoholismo. Hay gente que gana unas elecciones y cree que ha ganado una guerra civil, y un servidor aborrece de estos comportamientos vengan de donde vengan: de la izquierda, de la derecha o de la ultraderecha camuflada.
Así que, sin más adicción que la de llegar a fin de mes y pagar mis pufos, seguiré escribiendo mis opiniones mientras me dejen y pueda. Con nombre y apellidos, como es habitual.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Tóxicos y fanáticos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s