Nos falta un verano

Hablar del tiempo es una estupenda manera de perderlo, aunque socialmente muy aceptada. Voy a ello, pues. Desde julio, por ejemplo, la gente se pregunta constantemente qué hemos hecho para merecer un verano tan otoñal. Hay varias explicaciones. Mi amigo José María cree que todo se debe a que el gobierno saliente, el que presidía el señor Areces, no dejó pagados los días de estío de la temporada 2011. Las estrecheces presupuestarias han sido de tal calado que don Vicente y los suyos dejaron el verano sin pagar. Y así están las cosas y las costas: más mojadas por las lluvias que por las olas. Imperdonable.

Otra teoría sugerida por grupos del rojerío habitual, apunta a Foro Asturias como responsable del nublado permanente que convierte las sombrillas en estupendos paraguas. Según quienes sostienen esta interpretación, la austeridad presupuestaria anunciada por el señor Álvarez-Cascos se está tomando tan en serio que este año sólo nos hemos podido permitir un verano de segunda mano, ya usado en Galicia y Cantabria sin ir más lejos. Los veranos de segunda mano son como las ropas que heredamos de quienes las usaron en tiempos mejores: ofrecen una luz bajada de color, las nubes tienen sietes por las que se escapa el agua y los múltiples parados no pueden pasar los lunes al sol, porque no lo hay, ni los martes en el chigre, porque no les llega la paga. Si el verano fuera del paquete, a estrenar, con todos los extras, aunque se financiara a doce meses con la tarjeta del Corte Inglés o un crédito del ICO, julio habría sido de otra manera. Seguro. En Valencia, por ejemplo, está haciendo un verano estupendo a pesar de ser una comunidad autónoma muy empufada. Igual es que a Camps, además de trajes a medida, le regalaban veranos por la patilla. ¿Existe el cohecho impropio meteorológico?  A saber. ¿Cuántos veranos de más tienen guardados por valencianos en el armario? ¿Cuántos veranos usados y opacos nos esperan a los asturianos? A saber.

En este verano de Asturias el sol está minoría frente a las nubes, no acaba de dar la cara. Todo es gris. En Asturias nos falta un verano. Este de 2011. Vayan apuntando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s