Genéricos

Sanidad ha ordenado a los médicos que prescriban medicamentos genéricos, no de marca. Curan lo mismo, al parecer, y son más baratos, pero el personal no se fía: si pone Bayer, es que tiene que ser Bayer. Es como comprarse un jersey de Lacoste o uno en el rastro. Abrigan lo mismo, pero mola más el del cocodrilo. En esto de la sanidad se avecinan tiempos en los que vamos a tener que pagar hasta para que nos pongan el termómetro, de manera que lo de los medicamentos de marca vamos a recordarlo dentro de nada como una anécdota más. Lo que parece es que esta medida de ahorro sanitario se está trasladando también a la política.

Un servidor tiene la sensación cada vez más arraigada de que hemos entrado en una época en la que los partidos nos están recetando políticos genéricos, sin marca definida, que valen para todo y para nada. Sus componentes químicos fundamentales son los mismos. Cambia el envase, el logotipo y el colorín, pero el resultado final no varía casi nada. Los genéricos en político han creado específicos que no saben a nada, que no curan nada y que no arreglan nada. Se presentan como remedios de última generación, pero no pasan de ser placebos para engañar a los niños. Antes uno votaba a políticos de marca y se atenía a las consecuencias. Sus remedios estaban claros desde el principio y bien diferenciados de los del opositor. Uno sabía qué brebaje administraría cada cual a la economía o qué cataplasma colocaría en los dolores de la sanidad o la educación. Tras cada votación se nos recetaba un tratamiento gubernamental de cuatro años de duración y ahí va, qué te preste. Habría que leerse bien el prospecto para saber las contraindicaciones, las dosis adecuadas y los efectos secundarios. Si el asunto no funcionaba, se cambiaba de medicina y a otra cosa.

Ahora, los ciudadanos no quieren medicamentos genéricos y creen que los actuales políticos son una estafa. Ya no vale aquello de que “lo que no mata, engorda”. Lo genérico levanta demasiadas sospechas y uno ya está en edad de cuidarse un poco. No me valen tantas generalidades que dicen lo mismo, prometen lo mismo, atacan lo mismo, recortan lo mismo y se hacen las mismas fotos con los mismos. Y nosotros, sin levantar cabeza. Creo que voy a empezar a auto medicarme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s