Y no escampa, no

Parece descartado que vaya a llover café en el campo, pero esta semana ha diluviado cocaína en la mar de Gijón, en fardos de veinte kilos o así. Nunca llueve a gusto de todos. Llevan días cayendo del cielo chuzos de punta, crisis, maldiciones, aviones, tiestos y hasta consejeros gubernamentales, pero nunca había caído cocaína envasada como tabletas de turrón. No sabemos si desde arriba alguien trataba de estimularnos a lo bestia, o de animarnos a cantar eso de que “es más fácil encontrar /drogas en el mar”. De un tiempo a esta parte, las rosas se han agostado hasta en los puños más cerrados de la izquierda peregrina por el páramo de la oposición. Como Fredo Rubalcaba no lo arregle, el mensaje socialista tendrá un aspecto similar al de Ortega Cano después de darle el alta (mejor le hubieran dado el alto).

Y con la marejada electoral de componente este (derecha) ha venido un barco cargado con un nuevo gobierno para Asturias. Algunos socialistas se consuelan estos días pensando que los cascos son siempre envases retornables. Faltan cuatro años para ver si es así y si tienen razón quienes creen que contra Cascos se vive mejor. Llueve Gobierno en minoría para hacer (se supone) lo que le más le convenga a la mayoría. Ver veremos. Por ahora la doctora Moriyón, alcaldesa con propiedades medicinales donde las haya, ha prescrito una potente lavativa en las empresas municipales gijonesas echando de sus consejos de administración al rojerío y repartiendo poder con Pilipardo, la derrotada más victoriosa del 22-M. Nunca se vio tal. Eso sí, el retorcijón municipal de la oposición se ha mitigado con un reparto pactado de sueldos para concejales liberados, semi liberados, secretariados, asesorías y otras gabelas. Las purgas con pan son menos.

Tal como están las cosas, esta semana he temido encontrarme con una prima de riesgo. Estoy casado y, a mi edad, hay tentaciones difíciles de superar con virtud. La prima de riesgo se está poniendo tremenda y ya no me da ni para tener los 1.000 euros con los que Bankia anuncia que uno se puede convertir en banquero de andar por casa. En Asturias hay 150.000 currantes que no llegan a mileuristas. Lo de ser banqueros lo dejan para cuando se sientan en un banco del parque a esperar plaza en el Albergue Covadonga. Remate: Harry Potter se despide y vuelve Carlos Solchaga. No escampa, no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s