Consulte a su hija. O a su perro

Mi hija me explicó una vez que el aire es, en realidad, un pedo que no huele. Lógica aplastante. Los niños (y sobre todo las niñas) suelen hacer unas definiciones de la vida tan simples como ajustadas a la realidad, lo cual quiere decir que cuando se es niño se tiene el don de ver todo con una claridad que jamás vuelve a darse en la vida. A mí me resulta complicado dar una explicación tan atinada como esta, a medio camino entre una greguería de Gómez de la Serna y un tratado de Física de Eduardo Punset.

La prueba de que soy más torpe que un niño es que cuando trato de explicarme a mí mismo qué es lo que está pasando en el mundo tiendo a consultarlo con mi hija o, en su momento, con mi difunto perro, otro ser sabio que, en este caso, manejaba con maestría el complejo arte de callar. Sólo ladraba cuando había razones obvias para hacerlo y sólo meaba en los lugares que tenían algo de particular para él. Si nosotros hablásemos sólo cuando tenemos algo que decir y dejáramos nuestra firma en los asuntos que realmente nos competen, el mundo sería mucho menos cabrón.

De manera que sólo los niños y los perros se manejan con soltura en este complejo paseo que es la vida. Los sabios que en el mundo han sido tienen la mirada de los niños y la virtud de guardar el mismo silencio económico y prudente de los perros. Para llegar a la conclusión de que el aire es un pedo que no huele, hay que tener claras las prioridades: el aire es lo importante y el olor es lo secundario. Lo que nos pasa cuando dejamos de ser niños es que le damos más importancia al pedo que al aire, a la forma que al fondo y a lo anecdótico que a lo fundamental. Y así nos va.

Un pensamiento en “Consulte a su hija. O a su perro

  1. La verdad es que es una buena definición. Como tú, también muchas veces pensé que la diferencia entre los niños y los adultos es el foco. La pérdida del foco es inherente al abandono de la niñez. Nos fijamos en lo que no es importante. Y ojalá el niño que llevamos dentro tuviera una voz más fuerte, pero creo que el mío calla como tu perro.

Responder a MarcoEnSingular Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s