El abogado de Strauss

Si yo fuese el abogado del afogado señor Strauss-Kahn trataría de usar como eximente de sus presuntos delitos sexuales el argumento de la deformación profesional. Strauss es una víctima, no un verdugo. Al director del Fondo Monetario Internacional, socialista de carné y amante de la carne fresca, le pagan por acosar. Acosa economías, acorrala países, abusa de miles de ciudadanos a un tiempo, viola tratados comerciales, le mete mano a continentes enteros y se acuesta cada noche con la economía de mercado, esa puta de lujo cuyo chulo es el sistema capitalista, un proxeneta de altos vuelos y pocos escrúpulos a quien sirve, entre otros, el señor Strauss-Kahn. Véanlo así: un tipo a quien se recompensa por humillar a continentes enteros debe de sentir una irrefrenable necesidad de pasarse por la piedra a quien se le ponga por delante o por detrás. Un señor capaz de cepillarse toda una economía se siente seguramente con derecho para cepillarse a una camarera, o a todas las coristas de Broadway. Es deformación profesional, está clarísimo. A todos nos pasaría si nos acostumbran a ser los amos del mundo y dormir en hoteles de 3.000 euros la noche.

Este monstruo con el que convivimos y al que hemos convenido en llamar Sistema, ha ido generando, alimentando y encubriendo a individuos como Strauss-Kahn. Nosotros nos hemos resignado a ello y hasta admiramos sus brillantes carreras. Ellos son quienes hacen el trabajo sucio, quienes traen el dinero a paladas y, en consecuencia, creen tener el derecho de pernada incluido en su contrato. Los moralistas clásicos dirían que el caso Strauss ejemplifica como entre avaricia, soberbia y lujuria hay escasas diferencias de matiz, y que estos caminos llevan a lo que unos llaman el infierno y otros llamamos un mundo invivible para millones de personas, cuyas existencias dirige en albornoz desde su suite de 3.000 euros por un sátiro septuagenario. Vaya panorama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s